Availability: 1 disponibles (puede reservarse) Categorías: , Etiqueta:
Ver carrito

15,00

Autor: RAMOS MARTÍN; ANTONIO MANUEL
Editorial: ASOCIACION CULTURAL CIRCULO DECADENTE
Publicado en: 2017
ISBN: 978-84-617-7698-6

““Barbarie” es el título de esta obra literaria, de tinte social, ya que refleja la sociedad del desconcierto que nos ha tocado vivir, pero lo hace desde miradas y puntos de vista muy distintos.
El proyecto es el segundo libro colectivo de la asociación cultural CD (Círculo Decadente) y podrá adquirirse en la propia presentación o –posteriormente- en librerías asociativas como La Vorágine o La libre. Al tratarse de una proyecto sin ánimo de lucro, la recaudación del libro se destinará íntegramente a posteriores publicaciones, al igual que se hizo con el primer libro, La Voz de Calíope.
BARBARIE (Círculo Decadente)
El título procede de la famosa frase de Rosa Luxemburgo: «socialismo o barbarie.» No se ha dado lo primero, luego estamos en lo segundo. Se trata de mostrar escenas de esa barbarie que nos rodea, a la que nos vamos acostumbrando poco a poco.
Comienza el libro con un poema en prosa basado en un famoso Rubayat de Omar Jayán: «tras morir breve será tu sueño, despertarás prado que todos pisan, flor que el sol arrasa.», elaborado por Aura Tazón, escritora.
Coordenadas generales:
Todos los relatos están escritos en tiempo verbal presente y en tercera persona. En todos ellos aparece un personaje secundario que, sin ser hilo conductor de los relatos, muestra cierta complicidad entre todos ellos. Se trata de un mendigo llamado Diógenes.
EL ENJAMBRE , de Luis Ruiz Aja, muestra una estampa literaria realista del fenómeno social del 15M. Se exponen las diversas tendencias del movimiento, la evolución de los personajes a lo largo del tiempo hasta vincularlos con el tiempo actual. El título proviene de la teoría del enjambre, opuesta a la tradicional militancia política.
BOLEROS DE CONVENTO, de Isidro R. Ayestarán, poeta y autor teatral, es un ingenioso relato que se desarrolla en una institución religiosa dedicada a la caridad entre los más desfavorecidos, que ha sido expropiada por el Ayuntamiento, y que ha de cesar en su actividad. Nos muestra el último día de la misma.
VALE, de Pedro Santamaría, uno de los autores que más éxito tienen a nivel nacional en el ámbito de la novela histórica, trata de la presencia de un don Quijote, sobreviviente desde el siglo XVII, decepcionado por el rumbo de la historia de España; un don Alonso que ha colgado la adarga y la lanza en astillero, y que pasea por el retiro con Sancho.
EL OCTOGENARIO DE LA TRISTE FIGURA, de J.Fernando Lestón, en contraste con el anterior, muestra un Quijote encarnado en un anciano estrafalario que utiliza a su nieto como escudero, y que participa en los movimientos sociales de hoy día.
LA ÚLTIMA PALABRA, Juan F. Hierro, recrea los atentados en París de 2015. Sus personajes son dos jóvenes musulmanes y una pareja de recién casados españoles, a los que el destino lleva a encontrarse en la discoteca de infausta memoria.
EL REY AMARILLO, de Jorge Tomillo Soto-Jove, también el dibujante del libro, es un relato descarnado en el que se muestra la decadencia de un rey del espectáculo, una especie de superhéroe caduco, que es asaltado, en su decrepitud, por una pareja de punkis.
VIDA Y MUERTE DE UN PAJERO, de Javier Tazón Ruecas, escritor, trata de la pornografía, del sexo desquiciado de los tiempos modernos, de la pedofilia y de la burocracia administrativa, narrado todo ello en un tono distendido y humorístico.
A QUIEN CORRESPONDA, de A.G.Topán, tiene como tema la miseria creciente que va cercando a muchas familias como consecuencia de la crisis económica, un monstruo informe que las arrincona, como esa sombra referente del famoso cuento de Julio Cortázar: La casa tomada.
ANSIEDAD, de Noelia Zorrilla, es un relato de violencia doméstica, que no de violencia de género. Un relato en el que los tópicos sociales se entrelazan con la demencia de uno de los protagonistas para criticar los lugares comunes al uso sobre el tema.
CABALLITO DE MADERA, Sebastián Lasarte, argentino relacionado con el mundo del teatro, nos narra, en boca de un niño de cinco o seis años, la crisis de los refugiados. Es un niño que aparece varado en una playa, con la cabeza en el agua, todos recordarán la imagen. La crudeza del tema es rebajada por la candidez de la visión infantil.
EL SÉPTIMO A, de Ramón Qu, profesor de técnica literaria, actor y promotor de la vieja tertulia del café Ópera, se enfrenta con los desahucios. Recrea, en forma de monólogo narrado, los últimos momentos del desahuciado que espera la llegada de la comisión judicial.
DE CERDO, Áureo Gómez, creador teatral, director y actor, es un relato fantástico cuyo tema es la génesis misma del Círculo Decadente, con artes metaliterarias, sin escatimar recursos de extrañamiento y pasmo para el lector, en un tono jocoso y divertido.
CONSIDERACIONES FINALES
Si toda iniciativa artística es digna del máximo respeto por parte de la sociedad en general, y de los entes públicos en particular, la que nace desde abajo, desde la misma calle, entre gentes que se reúnen para dar salida a sus inquietudes artísticas, debe generar sentimientos, además, de admiración. Porque la cultura, bien es sabido, suele usarse como el vehículo de expresión del orden establecido. Esto, dicho desde esta institución, puede parecer contradictorio, pero no lo es en absoluto. Una cosa es el ser y otra el deber ser. Los políticos, pese a la mala fama que tiene su tarea en los tiempos que corren, en especial los que son responsables de áreas de cultura, debemos partir de una idea incontestable: la cultura es usada siempre por las fuerzas dominantes. A partir de esta base ideológica, debemos mostrar nuestra actuación como comprometida en un desiderátum: el de lograr que las iniciativas populares puedan alcanzar el mismo nivel de apoyo que las generadas desde arriba. En esta dialéctica de presiones sociales sobre la cultura, debemos respaldar siempre, y de forma preferente a los aromas renovadores que proceden del suelo, incluso del subsuelo social.
El Círculo Decadente, con esta su segunda publicación, la primera fue La voz de Calíope, ha dado un salto en el sentido del compromiso literario popular y, por ende, del compromiso social. En este nuevo libro de relatos los escritores que lo sustentan pretenden mostrar, cada uno dentro de su propia ideología, en algunos casos contrapuestas, un elenco visual de las diversas situaciones que la crisis económica ha generado en el tejido social. Este tipo de relatos presentistas, reales, cercanos en ocasiones al periodismo literario, serán, qué duda cabe, referente para que los ciudadanos del futuro puedan conocer , gracias a la literatura, las coordenadas de la sociedad que los precedió, una sociedad en plena transformación. Ese es uno de los más excelsos fines de la literatura: mostrar al futuro la imagen más verídica posible del pasado. ¿Alguien podría comprender la realidad rusa del siglo XIX si no ha leído la obra de Dostoiewsky?
Respecto a la forma, conviene destacar dos hechos curiosos. Por una parte todos los relatos están escritos en presente y en tercera persona, técnica narrativa que no es hoy la más usada, pero quizá por desconocimiento de los escritores que se acercan por primera vez, o incluso muchos veteranos, a la labor literaria. Con este artificio el lector recibe una impresión de gran inmediatez en el relato, sin perjuicio de la profundidad que la técnica narrativa permite sobre el interior de los personajes.
Por otra parte, tenemos el elemento común, unificador de todos los relatos: la presencia de un Diógenes moderno que se repite en todos ellos. No es un personaje fundamental de los cuentos, pero sí común y aglutinador. ¿Quién mejor que el filósofo Diógenes para censurar la falsedad de la sociedad presente?
En definitiva, estamos ante una obra digna en su forma y provechosa en su contenido que, esperamos, no sea la última producción de este heterogéneo grupo de autores nuevos y ya expertos, que, sin duda, mucho juego ha de dar a la potenciación de la cultura en esta región.”