2019: La revuelta global contra el aliento de lo irreparable

2019: La revuelta global contra el aliento de lo irreparable

Tenemos la tendencia a ver el vaso medio lleno. Y razones hay para ello… pero la realidad es que en todo el planeta la población resiste ante el aliento de lo irreparable, ante las brutales embestidas de un sistema de muerte al que cada día toleramos menos.

Es cierto que es en los países del Sur Global en los que la resistencia es más constante y poderosa, pero los destellos se pueden identificar en casi todo el planeta. Estos son algunos de los ejemplos de resistencia que nos inspiran y animan. Sabemos que cada día van a generar reacciones más violentas del sistema, con más muerte y represión, pero cada uno de estos destellos es una posibilidad de ser dignas.

En un reportaje publicado por La Vanguardia, Richard Youngs, investigador del Fondo Carnegie para la Paz Internacional, aseguraba: “Está pasando algo en la relación del ciudadano con el Estado, con el poder público. Observamos una frustración con sus gobiernos, a quienes acusan de no dar respuesta a sus demandas. Y lo observamos tanto en democracias como en regímenes no democráticos. Ese es el nexo de unión entre las protestas”. Branko Milanovic, ex economista jefe del Banco Mundial, piensa que esta es “la primera revolución de la era de la globalización. No contra la globalización sino de la globalización”.

 

«Pays lok» en Haití

Haití, el país invisible de las Américas, el de la primera revolución negra en el continente, vive la situación de ‘Pays lok’ (país bloqueado) desde julio de 2018 y se han extendido hasta el día de hoy. Lo que empezó siendo una protesta contra el alza de combustible se ha convertido en una protesta trasversal que denuncia la corrupción, la dependencia de Washington e, incluso, el papel más que cuestionable de la ONU. 

Chile no estaba dormido

Cuando el domingo 6 de octubre entró en vigor el aumento del precio en el sistema de transporte público de Santiago se prendió una mecha que el Gobierno de Sebastián Piñera no ha logrado sofocar. Este mismo viernes 27 de diciembre se produjo la última mega manifestación en Santiago que ya no denuncia acciones puntuales del Gobierno, sino el sistema de opresión que el neoliberalismo ha instalado en el país.

El liderazgo indígena en Ecuador

El paquetazo despertó al movimiento social en Ecuador, liderado por las organizaciones indígenas. Entre el 2 y el 13 de octubre se produjeron manifestaciones y cortes de carreteras en todo el país que fueron reprimidas con inusual violencia.

Las marchas lograron despertar al movimiento social con el liderazgo de los indígenas y aún hoy el Estado no ha generado los espacios de negociación reales para salir de la crisis. La vida está aplazada.

Colombia o la paz como anhelo colectivo

El Paro Nacional convocado para el 21 de noviembre en Colombia se ha extendido casi por un mes y parece que sólo las fiestas navideñas han logrado bajar la intensidad a unas protestas que no sólo van contra la política económica del Gobierno de Iván Duque (teledirigido por el uribismo), sino que reclaman la vuelta al proceso de construcción de paz, tan truncado y limitado desde que este Ejecutivo comenzó su andadura en agosto de 2018.

Feminismos sin límite

El feminismo aguanta en las calles. De forma puntual, pero con enorme fuerza, marcado por lo performático, pero cargado de mensaje radical… el feminismo ha aguantado este año 2019 en las calles, cuando otros sectores de las sociedades occidentales parecen abatidos. Si el 8 de marzo fue otra demostración del auge de las trincheras contra el patriarcado, el año termina con el contagio imparable de la performance “Un violador en tu camino” que salió de Valparaíso para recorrer buena parte del planeta visible. En este contexto se ha demostrado que los feminismos del sur marcan el camino.

Francia convulsa

Los chalecos amarillos siguen colgando de ventanas y bacones en Francia mientras otro frente de protesta social, el que ha surgido contra la reforma del sistema de pensiones, ha ido creciendo en este final de año. Emmanuel Macron, el presidente sin ideología –que es lo mismo que decir el presidente de la derecha de marca blanca-, se enfrenta a un clima de protesta social difícil de contener y difícil de encuadrar en los movimientos clásicos.

Extinction Rebellion

Del movimiento estudiantil más o menos ingenuo de los Friday for future, al movimiento radical anticapitalista de Extinction Rebellion. El colapso ambiental irá radicalizando las posturas de la sociedad civil en la medida en que la población se dé cuenta de que el desastre no es ‘reformable’, sino que la única manera de frenar el apocalipsis es frenando al capitalismo como sistema.

Los jóvenes de Hong Kong

En los últimos seis meses se contabilizan unas 900 manifestaciones y algo más de 6.000 detenidos en Hong Kong, en las protestas que intentan evitar que el sistema de partido único y de control social de la China continental se vaya implantando en la isla. Los jóvenes lideran este movimiento que parece imparable.

Gran Marcha del Retorno

La población de Gaza protagoniza cada viernes la Gran Marcha del Retorno. El año 2019 termina con la marcha número 86 y con unas cifras terribles: 348 palestinos han sido asesinados y 7.800 han sido heridos por el Ejército israelí durante las represiones de Israel contra las protestas desde su inicio. La resistencia, sin embargo, no cesa.

La India contra el fundamentalismo gubernamental

La Ley de Ciudadanía impulsada por el Gobierno de la India que permite a los residentes de Pakistán, Bangladesh y Afganistán obtener la nacionalidad siempre y cuando no sean musulmanes ha provocado masivas protestas durante las dos últimas semanas de 2019. Uno de los sitios más afectados por las protestas es la región norteña de Uttar Pradesh. Una región de 200 millones de habitantes donde el 20% de la población es musulmana.

Irak contra el estado postinvasión

Dos meses de protestas han dejado como saldo al menos 420 muertos y le han costado su puesto al primer ministro de Irak, Abdul Mahdi. Los manifestantes denuncian la falta de confianza en unos dirigentes que heredaron el sistema político que dejó EEUU tras la invasión para derrocar a Saddam Hussein en 2003.



X