Ayer no te ví en Sarajevo

Ayer no te ví en Sarajevo

Cuando se lee el poemario ?Ayer, no te vi en Sarajevo? se recupera algo de humanidad, de dignidad, se recuerda de forma crítica ?con todas las derrotas que a veces acarrea la memoria-, se gana en completud.
Pilar Salamanca elige en una herida profunda y reciente que parece no escocer ya a nadie -la Guerra de Bosnia (1992-1996)- para, a partir de ella, construir una narrativa global del dolor pero también de la supervivencia, de la resiliencia. La poeta elige dónde situarse y qué voz adoptar. Se sitúa en Sarajevo, la ciudad que sufrió el más largo asedio que se recuerde en las guerras modernas europeas; habla desde las voces silenciadas de las víctimas civiles.



X