Comunicado del colectivo La Vorágine ante el ataque de la ultraderecha

Comunicado del colectivo La Vorágine ante el ataque de la ultraderecha

  • Una formación minoritaria de ultraderecha presenta una moción al pleno del Ayuntamiento de Santander pretendiendo limitar la libertad de expresión en el sector cultural a cambio de subvenciones.
  • El colectivo La Vorágine, sexta institución cultural de la región según el observatorio de la Fundación Contemporánea, muestra su preocupación por un ataque en sede institucional que atenta contra todo el sector.

Desde la asociación cultural La Vorágine Crítica queremos manifestar nuestra preocupación por las consecuencias que ya se pueden sentir en las instituciones públicas por la entrada de partidos minoritarios de ultraderecha.

Hemos podido conocer una moción presentada por la formación Vox al pleno del Ayuntamiento de Santander en la que se dedican varias páginas a una especie de ‘juicio sumario’ a la legítima actividad de cultura crítica que esta asociación lleva impulsando durante seis años y medio con 920 eventos realizados hasta el día de hoy a los que han asistido cerca de 29.000 personas. Nuestro trabajo fue reconocido por los expertos en el último Observatorio de la Cultura Nacional y nos ubicó como la sexta institución cultural más influyente en Cantabria.

Queremos alertar sobre el esfuerzo totalitario de esta formación por definir qué es cultura y qué no es cultura, por vaciar de contenido “político” a la cultura como si todo acto en la vida y, por lo tanto, en la cultura no fuera un acto político. Consideramos que el ataque de Vox no es a La Vorágine, aunque se centre en este colectivo, sino que nos utiliza como disculpa en su proyecto para cercenar la libertad de expresión, para eliminar el disenso y homogeneizar una sociedad que es diversa, plural y libre.

Sabemos que ningún partido demócrata, con representación en el pleno del Ayuntamiento de Santander, participará de una mascarada vergonzosa pero, ante todo, peligrosa. Como indica Antonio Méndez Rubio en un libro citado en la moción (FBI), el totalitarismo moderno se basa “en la asunción indiscriminada del autoritarismo, el industrialismo inhumano y la estandarización de los comportamientos y las actitudes”.

En el performance poliético que tanto ha molestado a esta formación se escuchó la poesía de Ángela Figuera Aymerich y, como ella escribió: “No quiero… que decreten lo que es poesía. / No quiero amar en secreto, / llorar en secreto / cantar en secreto. / No quiero / que me tapen la boca / cuando digo NO QUIERO…”.



X