De uno a cuatro, el salto de La Vorágine - la Vorágine
9057
post-template-default,single,single-post,postid-9057,single-format-standard,ajax_updown_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-10.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.2,vc_responsive

De uno a cuatro, el salto de La Vorágine

De uno a cuatro, el salto de La Vorágine

El 24 de abril de 2013 seguimos un proceso que comenzaron otras cuando aún no le habíamos puesto nombre a nuestros anhelos. La Vorágine lleva ya casi cuatro años y medio provocando rozamientos, encuentros, alianzas, fraternidades… Siempre nos ha costado definir con excesiva concreción lo que es La Vorágine porque ha sido muchas cosas: una librería, un espacio de cultura crítica, un pequeño motor de movimientos sociales, un aliado en las resistencias políticas o, como lo definía en las últimas horas la poeta colombiana Cristina Boyacá, un lugar que “huele a movimiento y tarea, huele a brazos abiertos, sabe a compromiso y sonrisa, está vivo”.

Ahora, transcurrido este tiempo –y 618 intensas actividades de los más diversos pelajes-, hemos compartido en nuestra asamblea abierta el pequeño (pero inmenso) salto que estamos comenzando a dar. Lo hemos hecho después de compartir las cuentas de la Asociación Cultural La Vorágine Crítica de 2015 y 2016 y tras analizar lo consolidado en este tiempo.

Este salto consiste, fundamentalmente, en una apuesta para reforzar el proceso colectivo y para cuidar (nos) con más calidad. Los objetivos de esta re-evolución son:

  • Ganar en fortaleza como colectivo, reforzando el auto cuidado y logrando que se destine tiempo de más calidad al trabajo político y de gestión
  • Reforzar económicamente al proceso para no ser vulnerables
  • Reforzar áreas de interés de La Vorágine (editorial, eventos, formación)
  • Trabajar más fuera de Santander e, incluso, de Cantabria
  • Aumentar la comunidad de Aliadxs y habilitar fórmulas de participación en la toma de decisiones y la gestión del proceso.

 

Para ello vamos a multiplicar por cuatro los procesos productivos. Es decir, sumamos tres nuevas unidades de trabajo al único proceso productivo que en estos cuatro años ha aportado economía al proceso (la Librería La Vorágine). Para que ese cambio sea transparente, colectivo y mantenga de forma estricta su carácter de “sin ánimo de lucro” económico, también estamos dando los pasos para convertirnos en una cooperativa de iniciativa social.

Los tres nuevos procesos son:

Devora2 /Servicios editoriales y productos gráficos

La producción y difusión editorial y gráfica es parte de los bienes comunes que sabemos gestionar. Devor2 es la unidad productiva de la Cooperativa Cultura Crítica que ofrece edición y construcción de textos, generación de contenidos, diseño gráfico, maquetación, construcción de espacios digitales, y casi todo lo que puedas necesitar.

 

 

Voratum Producciones

Conciertos, teatro, acciones callejeras, exposiciones… Voratum produce desde la cultura crítica para permitir que la mayor cantidad de personas tenga acceso a otras formas artísticas, a otras formas de narrativa que entienden la cultura como un campo de resistencia pero también de goce.

 

Instituto Crítico de Desaprendizaje

El Instituto Crítico de Desaprendizaje es un espacio educativo del común que parte de la lógica del desaprendizaje para ofrecer una formación rupturista que nos permita (de) (re) construirnos gracias a otras formas de saber, de hacer, de ser y de estar en este mundo que habitamos y en el que interactuamos.

 

 

Esperamos vuestras ideas, vuestros aportes, vuestras dudas. El pequeño gran salto de La Vorágine o será colectivo o no será porque ha sido en lo colectivo, en la comunidad, que La Vorágine se ha enraizado. Gracias por vuestra energía y vuestro trabajo.

Este es el vídeo de la asamblea informativa que realizamos este viernes 22 de septiembre de 2017.



Por 33 céntimos al día, 10 € al mes, 120 € al año. Para la viabilidad económica y política de La Vorágine necesitamos al menos 120 personas Aliadas.
X