La epidemia del filósofo

La epidemia del filósofo


Marco D’Eramo
Periodista

Artículo original publicado en New Left Review el 4 de abril de 2020


“No habrá recuperación. Habrá disturbios sociales. Habrá violencia. Habrá consecuencias socioeconómicas: un desempleo dramático. Los ciudadanos sufrirán drásticamente: algunos morirán, otros se sentirán muy mal”. Éste no es un escatólogo hablando, sino Jacob Wallenberg, vástago de una de las dinastías más poderosas del capitalismo global, que prevé una contracción económica mundial del 30% y un altísimo desempleo como resultado del “cierre general” del coronavirus. Si bien los filósofos temen que nuestros gobernantes estén explotando la epidemia para imponer una disciplina biopolítica, la clase dominante en sí misma parece tener la preocupación opuesta: “Tengo pánico de las consecuencias para la sociedad… Tenemos que sopesar los riesgos de que el medicamento afecte drásticamente al paciente”. El magnate sueco se hace eco del pronóstico de Trump de que la terapia matará al paciente. Si bien los filósofos ven las medidas contra el contagio (toques de queda, fronteras cerradas, restricciones a las reuniones públicas) como un mecanismo de control siniestro, los gobernantes temen que los bloqueos les hagan perder su control.

Al evaluar el impacto de Covid-19, los filósofos en cuestión han citado las páginas extraordinarias sobre la plaga de Disciplina y castigo, donde Foucault describe las nuevas formas de vigilancia y regulación ocasionadas por el brote a fines del siglo XVII. Quien ha tomado la posición más clara sobre la pandemia es Giorgio Agamben, en una serie de artículos combativos que comienzan con ‘La invención de una epidemia‘, publicado por el 26 de febrero de 2020. En este artículo, Agamben describe las medidas de emergencia implementadas en Italia para detener la propagación del virus como “frenéticas, irracionales y completamente infundadas”. “El miedo a la epidemia da rienda suelta al pánico”, escribía, “y en nombre de la seguridad aceptamos medidas que restringen severamente la libertad, justificando el estado de excepción”. Para Agamben, la respuesta del coronavirus demuestra una “tendencia a usar el estado de excepción como paradigma normal de gobierno”. “Es casi como si, con el terrorismo agotado como origen de medidas excepcionales, la invención de una epidemia ofreciera el pretexto ideal para defenderlos más allá de cualquier limitación”. Agamben reafirmó estas ideas en otros dos textos que aparecieron en el sitio web de la editorial italiana Quodlibet a mediados de marzo.

Ahora, Agamben está equivocado y tiene razón; o más bien, está drásticamente equivocado y en cierto sentido, acertado. Está equivocado porque los hechos básicos lo contradicen. Incluso los grandes pensadores pueden morir de contagio —Hegel falleció de cólera en 1831— y los filósofos tienen el deber de revisar sus puntos de vista cuando las circunstancias lo exigen: si el negacionismo del coronavirus era débilmente posible en febrero, ya no es razonable a fines de marzo. Sin embargo, Agamben tiene razón en que nuestros gobernantes usarán todas las oportunidades para consolidar su poder, especialmente en tiempos de crisis. Que el coronavirus se está explotando para fortalecer la infraestructura de vigilancia masiva no es ningún secreto. El gobierno de Corea del Sur ha analizado la propagación de la infección al rastrear la ubicación de sus ciudadanos a través de sus teléfonos móviles, una política que causó alboroto cuando sacó a la luz una serie de asuntos extramaritales. En Israel, el Mossad pronto implementará su propia versión de este rastreador, mientras que el gobierno chino ha duplicado la vigilancia por vídeo y los dispositivos de reconocimiento facial (no es que las agencias de inteligencia del mundo estuvieran esperando la excusa de una epidemia para comenzar a seguirnos digitalmente). Muchos gobiernos europeos están decidiendo actualmente si imitar los programas de monitoreo digital de Corea del Sur y China, y la Oficina del Comisionado de Información de Gran Bretaña aprobaba esta medida a fines de marzo. Agamben no es el primero en argumentar que uno de los objetivos de la dominación social es atomizar a los dominados; Guy Debord escribió en La sociedad del espectáculo que el desarrollo de utopías de capitalismo-mercancía nos aislaría en una “separación perfecta”.

**

Al final de esta crisis, entonces, los poderes de vigilancia de los gobiernos habrán aumentado diez veces. Pero, en contra de lo escrito por Agamben, el contagio sigue siendo real, mortal y destructivo a pesar de este hecho. El hecho de que los servicios de seguridad puedan beneficiarse de la pandemia no justifica un salto al conspirismo paranoico: la Administración Bush no necesitaba destruir las Torres Gemelas para aprobar la Ley Patriota; Cheney y Rumsfeld podrían legitimar el secuestro y la tortura simplemente aprovechando las oportunidades que presentó el 11 de septiembre.

Menciono el ataque a las Torres Gemelas porque revela un segundo defecto en el trabajo de Agamben, que explica todas las técnicas de control social que utilizan el modelo de represión estatal contra una lucha armada insurreccional. A fines de los años setenta y principios de los ochenta, varios países europeos impusieron un estado de excepción presuntamente para combatir el terrorismo, una tendencia que afectó directamente a la generación de Agamben y a sus descendientes. Pero no todos los estados de excepción son iguales. Como enseña Aristóteles, si todos los gatos son mamíferos, no todos los mamíferos son gatos. El estado de excepción impuesto en nombre del terrorismo es similar a la política diseñada para contener la lepra: es decir, la división de la sociedad en dos grupos separados, con leprosos/terroristas excluidos de la comunidad de ciudadanos sanos/respetuosos de la ley. Por el contrario, el estado actual de excepción reproduce, en principio, lo que Foucault teoriza para la peste, basado en el control, la inmovilización y el aislamiento de toda la población.

A diferencia del modelo de la lepra, este régimen no distingue entre buenos y malos ciudadanos. Todos somos potencialmente malos; Todos debemos ser monitoreados y supervisados. El panóptico abarca a toda la sociedad, no solo la prisión o la clínica.

Es cierto que estamos presenciando un experimento gigantesco y sin precedentes en la disciplina social, con tres mil millones de personas que actualmente tienen órdenes de permanecer en sus hogares, la mayoría de las cuales han aceptado estas restricciones a su libertad con poca resistencia activa. Hace cuarenta años, esto habría sido impensable. En muchos casos, este experimento se lleva a cabo a ciegas y al azar, como en India, donde Modi ha dado instrucciones a todo el país para que se quede en casa, a pesar de la presencia de 120 millones de trabajadores migrantes flotantes que a menudo se ven obligados a vivir en las calles.

En gran parte del mundo, el confinamiento en el hogar sólo es concebible para la clase más rica, mientras que para la mayoría conduce directamente al desempleo y al hambre. La India es un caso extremo, pero en todos los países se percibe una respuesta de clase a la epidemia. Esta es una “cuarentena de cuello blanco”, como lo dice The New York Times. Los privilegiados se encierran en casas con internet de alta velocidad y refrigeradores llenos, mientras que el resto continúa viajando en metros abarrotados y trabajan codo a codo en lugares con ambientes contaminados. La industria alimentaria, el sector energético, los servicios de transporte y los centros de telecomunicaciones deben continuar funcionando, junto con los que producen medicamentos vitales y equipos hospitalarios. La separación física es un lujo que muchos no pueden permitirse y las reglas para el “distanciamiento social” están sirviendo para ampliar el abismo entre las clases.

**

Lo que nos lleva al punto principal que Agamben ignora: la dominación no es unidimensional. No es sólo control y vigilancia; también es explotación y extracción (un poco de Marx, además de Schmitt, no dañaría su análisis). El grave daño que esta epidemia puede infligir al capital explica la reticencia de los políticos a imponer el aislamiento y la cuarentena: Boris Johnson (inicialmente) y Trump son los ejemplos más llamativos: se resistieron a anunciar una cuarentena durante el mayor tiempo posible y desean levantarla lo antes posible, incluso a costa de unos cientos de miles de muertes. En este caso, el lento ritmo de las políticas de salud pública debe contrastarse con la rapidez de la respuesta financiera. Naturalmente, las medidas presupuestarias “generosas” reflejan parcialmente las preocupaciones de Wallenberg: su objetivo es evitar grandes trastornos sociales al dar a los trabajadores lo suficiente para que puedan sobrevivir. Ningún capitalista quería verse forzado a esta posición keynesiana. Pero, como comentó el jefe de gabinete de Obama, Rahm Emanuel, “nunca dejes que se desperdicie una crisis grave”. Por lo tanto, si bien se realizan ampliaciones exiguas a la remuneración legal por enfermedad, los estados también han tomado medidas extraordinarias para apuntalar sus sectores financieros o “echar espuma en la pista de aterrizaje de los bancos”, en palabras del ex Secretario del Tesoro estadounidense, Timothy Geithner. Hasta ahora, los gobiernos de la OCDE han prometido más de $ 5 billones, y esa cifra aumentará.

Los gobernantes también se están aprovechando de la pandemia para impulsar políticas que causarían indignación en tiempos normales. Trump le ha dado a la industria estadounidense un billete gratis para romper las leyes de contaminación durante la emergencia, mientras que Macron ha desmantelado uno de los principales logros del movimiento laboral al extender la semana laboral máxima a 60 horas. Sin embargo, de alguna manera, la mezquindad de estos trucos legislativos -demasiado localizados y limitados para rescatar un orden neoliberal en crisis-, muestran que la pandemia ha cogido desprevenidas a las clases dominantes: aún no han comprendido la dimensión de la recesión que nos espera y su capacidad para acabar con las ortodoxias económicas. Así como Agamben ve todas las emergencias como antiterroristas, nuestros gobernantes ven esta crisis sistémica como una mera crisis financiera: responden a la pandemia como si fuera un nuevo 2008, imitando a Bernanke y prescribiendo la expansión monetaria de Friedman. Presos de la ortodoxia monetarista, no entienden que esta vez el shock de la demanda supondrá mucho más que una simple crisis de liquidez.

Muy pronto, se perderán fortunas enteras a medida que los capitalistas vean que sus negocios (aerolíneas, compañías de construcción, fábricas de automóviles, circuitos turísticos, producciones cinematográficas) se van por el desagüe. Pero en este contexto, la “caída de dinero desde helicópteros” de Friedman, la inyección de cantidades astronómicas de liquidez en la economía, iniciará una destrucción de capital a gran escala, ya que esta moneda recién emitida no corresponde a ningún valor real. Durante la guerra, se demuelen tanto el capital financiero como el material: infraestructuras, fábricas, puentes, puertos, estaciones, aeropuertos, edificios. Pero una vez que la guerra termina, comienza un período de reconstrucción, y es esa reconstrucción la que provoca un repunte económico. Sin embargo, la epidemia actual se parece más a una bomba de neutrinos, que mata a los humanos y deja intactos los edificios, carreteras y fábricas (si están vacías). Entonces, cuando termine la epidemia, no habrá nada que reconstruir y, por tanto ninguna, no habrá recuperación consecuente.

Después de que se levante la cuarentena, la gente no volverá de forma automática a comprar automóviles y billetes de avión en una escala como la anterior a la crisis. Muchos perderán sus empleos, mientras que aquellos que los mantengan tendrán dificultades para encontrar consumidores y clientes en una economía con problemas de liquidez. Mientras tanto, alguien tendrá que pagar la factura del gasto masivo relacionado con el virus, especialmente una vez que la acumulación de deudas resultante debilite la confianza de los inversores, momento en el cual el temor de Wallenberg a la inestabilidad social estará justificado: cualquier tratamiento de choque que se dispense después de la crisis -cuando, en nombre de la necesidad económica, el público debe pagar por esta ‘generosidad’-, puede servir para empujar a la gente a la revuelta. La epidemia aumentará el control y la vigilancia de arriba hacia abajo; reconvertirá a la sociedad como laboratorio de técnicas disciplinarias. Pero en esta situación, el papel de nuestros gobernantes será montar el tigre: aquellos que quieran supervisarnos y controlarnos preferirían hacerlo por medios menos costosos. Al final, revocar la cuarentena será fácil. Reiniciar la economía será más problemático.



X