Imaginemos gestos-barrera contra el regreso a la producción precrisis

Back to Blog

Share this post

Imaginemos gestos-barrera contra el regreso a la producción precrisis

Imaginemos gestos-barrera contra el regreso a la producción precrisis


Bruno Latour

Filósofo

Artículo original publicado en Antinomie el 9 de abril de 2020.


Puede haber algo inapropiado en mirar hacia la era posterior a la crisis cuando los trabajadores de la salud todavía están “en primera línea”, millones de personas están perdiendo sus empleos y muchas familias afligidas ni siquiera pueden enterrar a sus muertos. Sin embargo, este es precisamente el momento de luchar para que la recuperación económica, una vez que termine la crisis, no nos devuelva al mismo viejo régimen climático contra el que hasta ahora hemos intentado, sin éxito, luchar.

De hecho, la crisis de salud se inserta en lo que no es una crisis -siempre pasajera por definición-, sino más bien una mutación ecológica duradera e irreversible. Si tenemos una buena posibilidad de “salir” de la primera, tenemos muy pocas de “salir” de la segundo. Las dos situaciones no tienen la misma escala, pero sigue siendo esclarecedor articularlas entre sí. En cualquier caso, sería una pena no reflexionar sobre la crisis de salud para descubrir otras formas de entrar en la mutación ecológica, en lugar de hacerlo a ciegas.

La primera lección del coronavirus también es la más sorprendente: se ha demostrado que, en unas pocas semanas, es posible suspender, en cualquier parte del mundo y al mismo tiempo, un sistema económico que todos dicen que es imposible desacelerar o redirigir. Todos los argumentos de los ambientalistas acerca de cambiar nuestros estilos de vida siempre fueron respondidos con el argumento de la fuerza irreversible del “tren del progreso”, de que nada podría descarrilar “la causa”, se decía, “de la globalización”. Sin embargo, es precisamente su naturaleza global lo que hace que este desarrollo sea tan frágil, incapaz de frenar pero luego capaz de detenerse repentinamente.

De hecho, no son solo las multinacionales o los acuerdos comerciales o Internet o los operadores turísticos los que globalizan el planeta: cada entidad en este mismo planeta tiene su propia forma de unirse a los otros elementos que constituyen, en cierto punto, el conjunto . Esto es cierto para el CO2 que calienta la atmósfera global a través de su difusión en el aire; para aves migratorias que portan nuevas formas de gripe; pero también es cierto, todavía lo aprendemos dolorosamente, para el coronavirus, cuya capacidad para conectar a “todos los seres humanos” pasa a través del intermediario aparentemente inofensivo de nuestro esputo. Los virus son súper globalizadores: cuando se trata de re-socializar miles de millones de humanos, los virus lo hacen rápidamente.

Entonces, aquí está el descubrimiento increíble: en efecto, en el sistema económico mundial, oculto a todos, hay una señal de alarma roja brillante con un gran mango de acero endurecido que los jefes de estado, cada uno a su vez, podían tirar inmediatamente para detener “el tren del progreso” con un fuerte chirrido de frenos. Si la solicitud de girar 90 grados para aterrizar en la Tierra aún parecía una dulce ilusión en enero, de repente se vuelve mucho más realista: cualquier automovilista sabe que para tener la oportunidad de dar un último giro sin salirse de la carretera es mejor haber disminuido la velocidad antes …

Desafortunadamente, esta interrupción repentina en el sistema de producción globalizado no es solo visto por los ambientalistas como una gran oportunidad para avanzar en su programa de desembarco. Los globalizadores, aquellos que desde mediados del siglo XX inventaron la idea de huir de los lazos planetarios, también ven en ella una posibilidad formidable de romper aún más radicalmente con lo que les impide escapar del mundo. Para ellos, esta es una oportunidad de deshacerse del resto del estado de bienestar, de la red de seguridad de los más pobres, de lo que queda de las regulaciones anticontaminación y, más cínicamente, deshacerse de todas estas personas supernumerarias que desordenan el planeta es demasiado hermosa(1).

No olvidemos, de hecho, que debemos asumir que estos globalizadores son conscientes de los cambios ecológicos y que todos sus esfuerzos, en los últimos cincuenta años, se han dirigido no solo a negar la importancia del cambio climático, sino también a escapar de su consecuencias constituyendo bastiones fortificados de privilegios que permanecen inaccesibles para todos aquellos que deben quedar en el afuera. En el gran sueño modernista de compartir universalmente los “frutos del progreso”, no son lo suficientemente ingenuos como para creérselo, pero la novedad es que son lo suficientemente sinceros como para ni siquiera alimentar esa ilusión(2). Son aquellos que se expresan todos los días en Fox News y que gobiernan a todos los Estados del planeta partiendo del escepticismo sobre el cambio climático, desde Moscú hasta Brasilia y desde Nueva Delhi a Washington pasando por Londres.

Lo que hace que la situación actual sea tan peligrosa no son solo las muertes que aumentan cada día, sino que es la suspensión general de un sistema económico que ofrece, a aquellos que quieren ir mucho más lejos en su huida del mundo planetario, un maravillosa oportunidad de “poner todo en cuestión”. No debemos olvidar que lo que hace a los globalizadores tan peligrosos es que, obviamente, saben que han perdido, que la negación del cambio climático no puede durar indefinidamente, que ya no hay ninguna posibilidad de conciliar su “desarrollo” con las diversas esferas del planeta, a las que será necesario terminar incorporando a la economía. Esto es lo que los anima a intentar cualquier cosa para obtener, por última vez, las condiciones que les permitan durar un poco más, para protegerse a sí mismos y a sus hijos. El “bloqueo del mundo”, esta desaceleración, esta pausa inesperada, les ofrece la oportunidad de escapar más rápido y más lejos de lo que alguna vez imaginaron(3). Por el momento, los revolucionarios son ellos.

Aquí es donde debemos actuar. Si se les abre la oportunidad, también se nos abre a nosotros. Si todo se detiene, todo puede ser cuestionado, flexionado, seleccionado, ordenado, realmente interrumpido o, por el contrario, acelerado. Ahora es el momento de hacer inventario. Respondiendo al sentido común, ante el “reiniciamos la producción lo más rápido posible”, debemos responder con un grito: “¡Absolutamente no!”. Lo último que deberíamos hacer sería exactamente lo que hicimos antes.

Por ejemplo, el otro día, un florista holandés fue presentado en televisión con lágrimas en los ojos, obligado a tirar toneladas de tulipanes listos para su envío que ya no podía enviar por vía aérea a todo el mundo debido a la falta de clientes. No podemos dejar de tener cierta lástima por él, por supuesto; es cierto que debe ser compensado. Pero luego la cámara retrocedió mostrando que sus tulipanes crecieron bajo luz artificial antes de entregarlos a los aviones de carga Schiphol y su lluvia de queroseno; de ahí surge una duda: “¿Es realmente útil prolongar esta forma de producir y vender este tipo de flores?”.

Poco a poco, si comenzamos, cada uno por nuestra cuenta, a hacer este tipo de preguntas sobre todos los aspectos de nuestro sistema de producción, nos convertiremos en efectivos interruptores de la globalización, eficaces, millones como somos y como el famoso coronavirus en su forma de globalizar el planeta. Como el virus obtiene su capacidad del humilde esputo que pasa de boca en boca, la suspensión de la economía mundial puede comenzar a imaginarse a través de nuestros pequeños gestos insignificantes, también hechos uno por uno hasta la suspensión del sistema de producción. Al hacernos este tipo de preguntas, cada uno de nosotros comienza a imaginar gestos-barrera no solo contra el virus, sino también contra cada elemento de un modo de producción que no queremos retomar.

Ya no se trata de reanudar o influir en un sistema de producción, sino de abandonar la producción como el único principio de relación con el mundo(4). No es una cuestión de revolución, sino de disolución, píxel tras píxel. Como lo demuestra Pierre Charbonnier(5), después de cien años de socialismo limitado a la simple redistribución de los beneficios de la economía, puede ser la hora de inventar un socialismo que desafíe la producción misma. La injusticia no se limita solo a la redistribución de los frutos del progreso, sino también a la forma de hacer que el planeta dé frutos. Esto no significa disminuir o vivir con pan y agua, sino aprender a seleccionar cada segmento de este famoso sistema falsamente irreversible, cuestionar cada una de las conexiones consideradas esenciales, y experimentar paso a paso lo que es deseable y lo que se ha dejado de serlo.

De ahí la importancia primordial de usar este tiempo de confinamiento impuesto para describir, primero por nosotros mismos, luego en colectivo, a qué estamos atados; de lo que estamos listos para liberarnos; los canales que estamos listos para reponer, y aquellos que, con nuestro comportamiento, estamos decididos a interrumpir. Los globalizadores parecen tener una idea muy clara de lo que quieren ver renacer después de la recuperación: lo mismo para peor, las industrias petroleras y los cruceros gigantes en primer lugar. Depende de nosotros oponernos a ellos con un contrainventario. Si en un mes o dos, miles de millones de humanos podrán, sobre la marcha, aprender la nueva “distancia social”, alejarse para ser más solidarios, quedarse en casa para no saturar los hospitales, podemos imaginar el potencial de transformación de estos nuevos gestos-barrera erigidos contra el retorno a lo idéntico, o peor aún, contra un nuevo ataque violento de aquellos que quieren escapar para siempre de la gravedad.

Una herramienta para ayudarnos a elegir

Como siempre es bueno acompañar una discusión como esta de ejercicios prácticos, ofrecemos a los lectores que intenten responder a esta pequeña lista de preguntas. Esto será tanto más útil cuanto más se base en una experiencia personal vivida directamente. No se trata de expresar las primeras opiniones que se nos ocurran, sino de describir una situación y, si es posible, de transformarla en una breve investigación. Solo más tarde, si se da tiempo para combinar las respuestas en un paisaje caracterizado por la superposición de las descripciones, se logrará alcanzar una expresión política concreta y encarnada, no antes.

Advertencia: esto no es un cuestionario y ni siquiera es una encuesta. Es un soporte para la autodescripción(6).

Se trata de hacer una lista de las actividades de las que se ha sentido privado durante la crisis actual y que le dan la sensación de una violación de sus condiciones esenciales de subsistencia. Para cada actividad, indique si prefiere que se reanuden como antes, mejor que antes, o simplemente que no se reanuden. Responda estas preguntas:

 

— Pregunta 1: ¿Cuáles son las actividades actualmente suspendidas que desea que no comience de nuevo?

— Pregunta 2: Describa a) por qué estas actividades le parecen dañinas / superfluas / peligrosas / irrelevantes para usted; b) ¿hasta qué punto su desaparición / puesta en pausa / reemplazo facilitaría / haría más coherente realizar otras actividades que preferiría? (Escriba un párrafo separado para cada una de las respuestas a la pregunta 1)

— Pregunta 3: ¿Qué medidas prevé para facilitar la transición a otras actividades para todos los trabajadores / empleados / agentes / empresarios que ya no puedan continuar con las actividades suprimidas?

— Pregunta 4: ¿Cuáles son las actividades actualmente suspendidas que le gustaría ver desarrollar / comenzar de nuevo, o qué actividades de reemplazo deberían inventarse?

— Pregunta 5: Describa a) por qué estas actividades le parecen positivas; b) ¿cómo hacer estas actividades que le gustarían más simples / más armoniosas / coherentes y c) que le permiten contrarrestar las que considera desfavorables? (Escriba un párrafo separado para cada una de las respuestas a la pregunta 4).

— Pregunta 6: ¿Qué medidas tomaría para ayudar a los trabajadores / empleados / agentes / empresarios a adquirir las habilidades / métodos / ganancias / herramientas para permitir la recuperación / desarrollo / nacimiento de estas actividades?

 

(Finalmente, encuentre una manera de comparar su descripción con la de otros participantes. La redacción y la superposición de las respuestas gradualmente dibujarán un panorama compuesto por líneas de conflicto, alianzas, controversias y contrastes).

Back to Blog
Cart Item Removed. Undo
  • No products in the cart.