Availability: 1 disponibles (puede reservarse) Categoría: Etiquetas: ,
Ver carrito

18,90

Autor: ELISE DESAULNIERS
Editorial: ERRATA NATURAE
Publicado en: 2019
ISBN: 978-84-16544-20-2

La autora de este libro no es nutricionista; ni agrónoma; ni ganadera. Es una de las periodistas de investigación más prestigiosas de la actualidad; ganadora del Gran Premio de Periodismo Independiente 2015 de su país; Canadá. Pero; ante todo; Élise Desaulniers es una treintañera a la que; como nos ocurre a muchos; nadie había enseñado a comer con cabeza. Hasta que un buen día; como buena periodista; comenzó a hacerse preguntas. La primera de ellas: ¿qué significa comer con cabeza? Alimentarse de manera saludable; por supuesto; pero también alimentarse de manera responsable; sostenible; ética. Y esta respuesta cambió su vida y; de paso; dio origen a este fascinante libro.
Élise Desaulniers empezó entonces a investigar sobre la manera en que comemos: sobre las consecuencias que la alimentación actual tiene en nuestra salud; por supuesto; pero también en la del planeta. Así aprendió que comer con cabeza es conocer y rechazar las malas prácticas (cuidadosamente ocultas) de la ganadería industrial; de los fabricantes de pesticidas o de las multinacionales productoras de Organismos Genéticamente Modificados. Igualmente; comer con cabeza es enfrentarse al sufrimiento animal y a las demás consecuencias del consumo de carne (crecimiento de las tasas de deforestación; contaminación y calentamiento global). Y; además; comer con cabeza es tener en cuenta que nuestras elecciones alimentarias también están relacionadas con la explotación laboral y la perpetuación de la desigualdad social.
Éste; por tanto; es un libro para aprender a comer con cabeza; en un sentido dietético y también en un sentido ético. Es un libro reflexivo y práctico; inteligente y comprometido; pero sin dogmatismos ni acusaciones. Un libro que aúna el rigor de una gran periodista; el estilo de una excelente escritora y el buen humor de Élise Desaulniers. Comemos tres veces al día; y cada vez que lo hacemos nos jugamos mucho: nosotros; el resto de seres vivos y el planeta en su conjunto. ¡Merece la pena comer con cabeza!