Availability: 1 disponibles (puede reservarse) Categoría: Etiquetas: ,
Ver carrito

20,00

Autor: KENKO; YOSHIDA; KENK; YOSHIDA
Editorial: ERRATA NATURAE
Publicado en: 2019
ISBN: 978-84-17800-12-3

Yoshida Kenk nació en el año 1283 y era hijo de un alto funcionario del Gobierno. Tal como se esperaba de él; se convirtió en un hombre importante y poderoso dentro del Palacio Imperial. Pero entonces ocurrió algo. Nadie sabe qué fue. Tal vez una decepción amorosa; tal vez una desavenencia política; tal vez una súbita visión que lo cambió todo. Decidió alejarse de la corte y hacerse con una cabaña en los bosques. Y comenzó a escribir; sin mayores pretensiones; sin plan alguno; lo que se le ocurría; lo que recordaba; lo que veía cuando paseaba por las montañas o cuando regresaba por unos días a la ciudad y reencontraba el ajetreo de sus calles. Cada idea la fijaba en un papel y; a su vez; cada papel lo fijaba en un muro de su cabaña. Así hasta los 243 textos que conforman este libro y componen no sólo un volumen luminoso y apasionante; sino uno de los ensayos más importantes de la historia de la literatura; auténtica semilla de un género plantada hace ocho siglos. La escritura de Kenk recuerda a veces a compatriotas como Kamo no Chmei; otras a figuras tan lejanas; y al tiempo tan afines; como Marco Aurelio o Michel de Montaigne. En ocasiones aborda la transitoriedad de la vida y de todo lo existente con una lucidez que nos desarma; o bien nos habla del misterio de la naturaleza; lo huidizo del amor; la recompensa de la amistad y las costumbres ancestrales del Japón medieval; o nos cuenta los cotilleos de palacio y los chismes más estrafalarios y divertidos de su época.

Como siempre; nos complace presentar este volumen a nuestros lectores en una cuidadísima traducción directa del japonés; acompañada por una serie de notas tan enriquecedoras como imprescindibles para comprender el contexto y el trasfondo de una cultura lejana y un texto ya casi milenario que; sin embargo; se nos presenta hoy con una viveza extraordinaria. Éste es; sin duda; el poder de los pocos y auténticos clásicos: libros inagotables y siempre igual de vivos.