Santander y Palestina riman los versos contra el genocidio y por la hermandad

DILES QUE CUANDO CAMINEN
sobre los restos de nuestros hogares
vayan de puntillas sobre nuestra pena
porque pronto volveremos.
Rafeef Ziadah

Parecía improbable que el silencio nos colonizase. Sí lo logra el espanto, a veces la inhumanidad, rozamos la indiferencia y es probable que pueda cundir el desánimo. Pero no el silencio ante el genocidio, no el silencio ante las complicidades (por acción o por omisión), no el silencio.

29 poetas prestaron el pasado sábado 20 de enero su voz para gritar en nombre de todas y de todos. Fue en la tarde, desde las 17h hasta las 21h, y en las calles de Santander aún resonaba el eco de las 4.000 personas que se manifestaron esa misma mañana para denunciar el genocidio, la(s) complicidad(es).

Isabel Tejerina, Javier Perales, Nieves Álvarez, Maru Bernal, Vicente Gutiérrez, Isabel Victorino, Marianella Ferrero, Juan Currás, María Luisa Campo, Hugo Remis, Firas H-Kimi, Pepe Poveda, María Toca, Damián Cuesta, Carmen Mora, Ángeles Sánchez-Porro, Mariano Calvo Haya, Paco Gómez Nadal, Dori Campos, Jhetró Legrand, Begoña Toca, Luis del Álamo, Dani Rojo, Fernando Llorente, Raquel Serdio, Rosario de Gorostegui, Abel Villagrá, Regino Mateo y Fran Palacios fueron los poetas del territorio que participaron en la convocatoria ‘Poesía por Palestina. Voces contra el Genocidio’.

También estuvo presente Najaty Suliman Jabari, un hermano de La Vorágine, miembro del Comité Interpueblos y uno de los palestinos más activos en nuestra ciudad. Su voz de agradecimiento fue combustible para el imprescindible incendio de la hermandad.

Durante la tarde, entre 130 y 150 personas fueron llenando el espacio crítico de La Vorágine y acompañando con aplausos y con algún. Que otro ¡Viva Palestina Libre! El recorrido poético en el que asomaron los versos de decenas de poetas palestinas a los que las creadoras locales fuero prestando su voz.

La tarde está ya en la memoria gracias al vídeo de la transmisión en directo, que siguieron de forma simultánea unas 200 personas.

Además, La Vorágine editó 100 ejemplares una sencilla plaquete con los poemas dedicados a Palestina de 15 de las/os poetas participantes (puedes descargarla aquí)

Disfruta y comparte el vídeo y la plaquete y quédate con el eco de poemas como el de Mourid Barghouti, que resonó en La Vorágine:

TAMBIÉN ESTÁ BIEN
También está bien morir en nuestra cama
sobre una almohada limpia
y entre amigos.
Está bien morir, una vez,
con las manos cruzadas sobre el pecho
vacíos y pálidos
sin arañazos, sin cadenas, sin banderas,
y sin pedir nada.
Está bien tener una muerte sin polvo,
sin agujeros en la camisa,
sin marcas en las costillas.
Está bien morir
con una almohada blanca, no la acera, bajo las mejillas,
las manos descansando en las de los que amamos
rodeados de médicos y enfermeras desesperados,
sin nada pendiente salvo una elegante despedida,
sin prestar atención a la historia,
dejando el mundo tal como es,
esperando que, algún día, algún otro
lo cambie.

Mourid Barghouti (Palestina, 1944)
Traducción de María Soledad Sánchez

Share this post